Historia de Enrique Díaz

Desde el espíritu de la tradición, nace en 1972 Enrique Díaz Almagro, empresa del sector de la joyería que desde sus inicios se caracterizó por diseñar y fabricar sus propias piezas. Joyas artesanales creadas 100% en su fabrica de Murcia y siguiendo todos los estándares de calidad que cada una de las piezas requiere.

La firma, especializada en diamantes va por la segunda generación de artesanos joyeros, manteniendo siempre el diseño de piezas atemporales que sacan a escena ese punto clásico y romántico que toda mujer busca.

Desde su fabrica salen todos sus bocetos y futuros diseños, ofreciendo al cliente una joya a media y haciéndole partícipe desde la elección de materiales y piedras hasta el diseño de su creación.

El Taller

El proceso de creación de una joya, es una arte minucioso donde hay que ser maestro en cada fase para poder llevarlo a cabo de la manera correcta.

1. Diseño

En el departamento de diseño comienza el proceso de creación de una nueva pieza para la empresa Enrique Díaz Almagro. Surgen varias ideas que se van plasmando en diferentes bocetos donde se les da forma, para posteriormente crear la obra joyera.

Se usan las herramientas más adecuadas en diseño para que la nueva pieza guarde unas proporciones perfectas, manteniendo siempre el estilo atemporal y cómodo que diferencian nuestros productos.

2. Modelaje

La creación de un prototipo maestro se obtiene creando el primer modelo en cera que es esculpido por las manos del maestreo artesano joyero de la manera más minuciosa. Si se obtiene el resultado esperado, la pieza pasa a realizarse en plata para poder trabajar en ella y obtener finalmente el prototipo maestro de la pieza. Este es un proceso completamente tradicional.

3. De la cera al oro (Fundición)

El siguiente paso después de tener nuestro prototipo maestro, es la fundición. Mediante un molde de caucho se inyecta la cera líquida para que nos salga la pieza, posteriormente cada una de las piezas será repasada y se colocarán en un árbol que se transformará en oro mediante la técnica de fundición. A día de hoy la firma sigue usando esta técnica tan tradicional.

4. Sacadores del fuego (Platero)

La pieza de oro llega a los sacadores de fuego o coloquialmente llamados «Plateros», éstos son los encargados de hacer a número un anillo por ejemplo, soldar, limar, cortar, meter al ácido las piezas para blanquear. Manipulan la materia prima con mucha dedicación y habilidad, por ello cada proceso requiere de profesionales cualificados para conseguir una pieza única y perfecta. Los sacadores del fuego utilizan varios aparatos joyeros para poder repasar correctamente la pieza, como por ejemplo discos, garras, limas, rodillo, grata y goma. Una vez acabado este proceso se deja la pieza preparada para el engaste.

5. Engastado

El engastado es el proceso de fabricación que consiste en engarzar la piedra en la joya, buscando realzar su máxima belleza. Un perfecto engarzado nos garantiza que la piedra no sufra riesgos de deterioro o pérdida con el uso que se le da diariamente a la joya.

El engastado es una de las tareas más minuciosas del orfebre, ha de hacer resaltar las mejores cualidades de la piedra en el metal seleccionado. Nombramos en joyería los diferentes tipos de engarzado: En garras, al aire o en tensión, en bisel o chatón, a grano, en barra, en carril.

6. Terminación

Nos encontramos casi en el último proceso de la creación de una pieza, su terminación. Hacemos referencia al acabado que se le da a la joya. Esta podría ser en brillo o mate, es una textura que se le da al oro donde se puede ver un efecto aterciopelado.

7. Pulido

La joya culmina con el proceso de pulido. Un proceso que como todos los demás es artesanal. Estos profesionales son los encargados de llevar al rincón más pequeño de la pieza para darle un acabado perfecto. Una vez finalizado se grabará la marca en la pieza a través de un punzón que certifica que está fabricada por Enrique Díaz Almagro S.L.